Virxilio Vieitez. El oficio de ser fotógrafo.

Virxilio VieitezOscar Luis García. FOCUS. Envuelto en el marco incomparable que supone el edificio del Espacio Fundación Telefónica, estos días tenemos la oportunidad de disfrutar en Madrid de una de esas retrospectivas que no te dejaran indiferente. Se puede contemplar una soberbia colección de casi 300 obras,  exquisitamente dispuestas, y que recorre a pinceladas la obra del genial fotógrafo Virxilio Vieitez. Dicha representación no es más que una pequeñísima muestra, sonsacada de los más de 50.000 negativos pertenecientes al archivo del fotógrafo, y conservados por su hija Keita.

El espectador se sumerge en un viaje al pasado, cargado de nostalgia. La muestra nos sorprende con disparidad de instantáneas que van desde comuniones, bodas, retratos familiares a incluso sepelios, convertidas todas ellas en testimonio de una época. Los inmaculados vestidos blancos tan pronto aparecen rodeados de berzas como se encuentran desplazados por mesas atestadas de las inconfundibles botellas de Anís del Mono y Soberano, reflejo honesto de la realidad del momento.

Virxilio era el fotógrafo del pueblo, un fotógrafo rural de la época. Su estilo era frontalmente opuesto del estilo artificioso y sofisticado del fotógrafo urbanita. La fotografía de Virxilio se basaba en reflejar la realidad para la que era contratado con una exquisita ejecución. Sin aditivos que edulcoraran el resultado. Mostraba la gente y su entorno como eran, convirtiéndose en notario de cada momento. La solemnidad, hieratismo, rigidez y frontalidad de los sujetos, con miradas francas y directas al objetivo, son las señas de identidad del retrato elaborado por Virxilio.

Vieitez miraba desde abajo, no sólo porque utilizaba una Rollei lo que confiere un aspecto especial por el ángulo de tiro, sino porque miraba a los sujetos desde la dignidad.

A principios de los años 60 se impone la obligatoriedad de hacer el carnet de identidad. Esto supone que por toda la geografía española se hicieron miles de fotos de retratos. Virxilio, fue el encargado de desplazarse por toda la comarca de Terra de Montes con su Lambreta para realizar los retratos de carnet. Una representación de dichos retratos engloba la parte central de la muestra.

Virxilio detestaba el angular por las deformaciones que generaba, prefería obtener la instantánea sin encuadrar a un espacio concreto, sino que prefería recortar posteriormente. En la retrospectiva podemos contemplar el revelado completo de los negativos, con lo que se muestran con todo el atrezo visible, compuesto por un simple trapo que Virxilio desplegaba sobre las paredes a modo de fondo de los retratos que realizaba. Nos permite ver tal cual era captada la instantánea.

Como añadido a la muestra, se puede disfrutar en la exposición tanto de objetos personales de Virxilio como cámaras que utilizó en su trabajo, latas de negativos, apuntes personales, recibos, incluso los libros que utilizó como referencia, así como de visionar en la sala de proyección el documental Virxilio Vieitez. Más allá del oficio.

Paralelamente a la exposición, coproducida por la Fundación Telefónica en colaboración con MARCO de Vigo, se han organizado una serie de conferencias en las que distintos historiadores, fotógrafos y escritores expondrán un recorrido y exposición de la obra de Virxilio. Dichas conferencias son retrasmitidas en streaming y cabe la posibilidad de que sean puestas a disposición para poderlas ver en diferido.[nggallery id=61]

Esta entrada fue publicada en Artículos Socios, Exposiciones, Fotógrafos. Guarda el enlace permanente.