Vivian-Maier-untitledLa galería Bernal Espacio presenta por primera vez en Madrid una muestra individual completa de la artista americana Vivian Maier, maestra olvidada de la fotografía. El espacio recoge un total de 30 imágenes tomadas a partir de los años 50 así como un vídeo grabado en 8mm a color en las calles de Chicago en 1971.

El origen del descubrimiento de este material se remonta al año 2007 cuando el director y escritor John Maloof, en pleno proceso de documentación para su libro ‘Portage Park‘, dio con unos negativos anónimos en una subasta. La calidad de las fotografías y el interés de los críticos rescataron la figura de Maier mostrando su obra en la prestigiosa galería Howard Greenberg.

El asombro por la vida de esta fotógrafa no se detuvo ahí y el propio Maloof terminó dirigiendo una película sobre ella.’Finding Vivian Maier’fue nominado en los pasados Oscar en la categoría de mejor documental. El film recorre a través de documentos y entrevistas los pasos que la niñera fotógrafa dio para forjarse una carrera oculta desconocida hasta hace poco. El hobby de Vivian se ha convertido ahora en objeto de estudio para muchos fotógrafos del siglo XXI

Vivian Maier fue una niñera y fotógrafa ‘amateur’ que conocía su calidad pero que nunca llegó a ejercer como profesional artística ya que lo que le interesaba era mostrarse indirectamente a través de la perspectiva de demás o mediante reflejos.También recopilaba como hobby recortes de periódicos por las noticias de sucesos las utilizaba para desplazarse hasta la escena del crimen y reconstruir el acto, informa la especialista Cristina Ojea.

Las ciudades de Nueva York y Chicago fueron las principales localizaciones donde Maier expresó su arte. Los paisajes urbanos y los paseos fugaces de los peatones quedaron captados por su cámara Rolleiflex, muchas veces de modo infraganti, sin aviso alguno.

Hasta el cantante Frank Sinatra llegó a ser una de las víctimas «cazadas» por el objetivo de la niñera más enigmática del siglo XX. Su legado ha sido comparado con el talento de Diane Arbus, Robert Frank, Helen Levitt y Lissete Model entre otros.

El contraste de la niñez con la dureza del mundo adulto es otro de los temas explotados por la artista en esta colección de fotografías. Su afán por representar la realidad de forma frontal y sin adornos hace que las personas retratadas en sus negativos cobren proximidad para el espectador.

El por qué quedó todo este archivo oculto y sin publicar sigue siendo un misterio sin resolver. Tal como aseguró Antonio Muñoz Molina, «la misma obra ahonda su secreto en lugar de disiparlo». Todas esas pequeñas historias congeladas en el tiempo tienen la oportunidad de cobrar sentido gracias al espacio ofrecido por el galerista Efraín Bernal.