fotografo candidezEl País / La Guerra Civil acabó no solo con la vida de muchos españoles y alteró para siempre la de los supervivientes de uno y otro bando. También truncó la brillante carrera de muchos profesionales, sobre todo los defensores de la causa republicana, que desde entonces fueron perseguidos y condenados al ostracismo por los nuevos gobernantes. Por eso, su obra, hasta ahora puntera, moderna e innovadora, pasó al olvido para siempre. Ocurrió con el fotógrafo Gabriel Casas i Galobardes (Barcelona, 1892-1973), autor de unas imágenes que conectaban con la vanguardia europea y corrientes como la Nueva Visión, que llegó a su plena madurez y mayor singularidad entre 1929 y 1939. Tras el conflicto fue denunciado por participar en los Hechos de Octubre de 1934, de haber colaborado con la Generalitat y haber hecho propaganda para la República, entre otros cargos.

Estas acusaciones le llevaron a prisión durante unos meses y a no poder trabajar, tras la aprobación de una nueva ley de prensa, en ningún medio de comunicación. Desde ese momento, su trabajo se redujo a la fotografía para empresas e industrias y, sobre todo, a los retratos de particulares, cayendo tanto él como su obra en el olvido. Hasta hoy que el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), ha inaugurado la exposición Gabriel Casas. Fotografía. Información y modernidad. 1929-1939, la primera gran muestra monográfica que se le dedica, en la que a partir de 120 fotografías (las realizadas entre la Exposición Internacional de 1929 y el final de la guerra de 1939) seleccionadas de un fondo de 20.000 instantáneas que conserva el Arxiu Nacional de Catalunya (ANC) se le reivindica y recupera para el gran público.

El Arxiu Nacional conserva 20.000 de sus imágenes de las que se exponen 120 en el MNAC

Para Juan Naranjo, el experto y comisario de la exposición que puede verse hasta el 30 de agosto, no hay duda de la injusticia que ha sufrido este fotógrafo «uno de los más importantes y reconocidos del periodo de entreguerras» que hasta ahora solo había aparecido de forma puntual en otras muestras y exposiciones, dando una visión muy reducida de sus fotografías.