Robert Capa inédito y a todo color

Robert-CapaABC / El International Center of Photography de Nueva York exhibe un centenar de imágenes desconocidas del fotógrafo.
Vemos en esta imagen a La actriz y modelo francesa Capucine, en un balcón en Roma. Agosto de 1951.

Cuando parecía conocerse ya bien toda la obra de Robert Capa -la maleta perdida que se halló en México en 2007 está sobradamente documentada-, he aquí que nos faltaba la mitad de él: sus fotos en color. Después de la Guerra Civil española, Capa fue casi siempre a todos los sitios con dos cámaras al cuello, la del rollo en blanco y negro y la que hacía fotos en color. A la vista de estas últimas, aquellas situaciones que Capa difundió mundialmente a una tinta cobran una singular vibración.

Más de cien fotos de esa colección en color forman parte de la exposición «Capa in Color», que se inaugura el próximo viernes en elInternational Center of Photography (ICP) de Nueva York. Ese centro cuenta con un archivo de cuatro mil transparencias en color de Capa en diferentes formatos. Algunas tomas fueron publicadas en su día por revistas ilustradas, pero a medida que se extendía en el mundo la admiración por la obra en blanco y negro del fotógrafo de origen húngaro, nacionalizado estadounidense, se olvidaba su producción en color.

Un aspecto olvidado

«Capa usó regularmente película en color desde la década de 1940 hasta su muerte en 1954. Algunas de esas fotografías fueron publicadas por revistas de la época, pero la mayoría nunca fueron impresas, vistas o incluso estudiadas. A lo largo de los años, este aspecto de la carrera de Capa ha sido virtualmente olvidado», asegura el ICP en la presentación de la exposición, que permanecerá abierta hasta el 4 de mayo.

Su comisaria, Cynthia Young, afirma que el color no fue incluido en exposiciones retrospectivas o publicaciones póstumas, en parte porque la mayoría de los temas que hizo en color no estaban íntimamente asociados a los propios de «fotógrafo comprometido». Además, las transparencias en color han cambiado tanto a lo largo de los años que no podían ser impresas convenientemente, mientras que ahora la tecnología digital permite restaurar el color original con relativa facilidad.

Según Young, «el talento de Capa con película de blanco y negro fue extraordinario, y empezar película en color a mitad de carrera requirió una nueva disciplina, pero también abrió nuevas oportunidades».«Capa se reinventa como fotógrafo durante los años en los que no está cubriendo guerra o conflictos políticos. El trabajo en color era en gran medida un intento de mantener la agencia Magnum a flote, porque las revistas querían más y más color en el periodo de postguerra», añade.

Capa fue a escenarios de guerra en los 40 y 50 también pertrechado con rollos para color, aunque lo que tuvo más difusión en las revistas ilustradas fueron sus retratos, su incursión en el mundo de la moda o sus fotos del entorno familiar de creadores como Ernest HemingwayPablo Picasso, o cineastas como Ingrid Bergman y John Huston. Según Young, aunque no está claro cuándo Capa decidía realizar una foto con una u otra cámara -hacía menos fotos en color porque la película costaba más dinero y era más cara de procesar- ciertas historias parecían más propias para revistas en cuatricomía. De esa producción, resaltan sus retratos. «No era conocido como fotógrafo de retratos, pero las imágenes son sorprendentes», apunta Young.

Primeros experimentos

Cuando en 1938, tras marchar de España, Capa se encontraba enChina cubriendo la guerra entre ese país y Japón, escribió a un amigo a su agencia de Nueva York pidiéndole doce rollos de Kodachrome e instrucciones sobre su uso. De esos primeros experimentos se conservan cuatro fotos publicadas en octubre de 1938 en la revista«Life». Durante sus dos primeros años cubriendo la Segunda Guerra Mundial, utilizó el color de manera regular, junto al blanco y negro. Parte de ese trabajo apareció en «Illustrated» y «Collier’s». En 1944 y 1945 volvió a usar el blanco y negro casi exclusivamente, en parte por el tiempo que entonces llevaba el proceso de editar y publicar en color.

Acabada la contienda, pasó a una continua alternancia entre sus dos cámaras de distinta película (a veces llevaba colgadas tres, de diferentes formatos). En 1947 viajó a la URSS con el escritor John Steinbeck, y en 1948 estuvo en Israel para la guerra de independencia librada por los sionistas. Captó también el mundo de la moda en Parísy Roma, el de los «resorts» de esquí en Suiza -de esas fotos en la nieve quedó especialmente satisfecho: «El color es realmente excelente», escribió- y el de veraneo en Biarritz y Deauville. y el mundo del cine en Hollywood. La exposición incluye también su último trabajo en color, que correspondió a su viaje de 1954 a la guerra de Indochina,donde murió el 25 de mayo de ese año al pisar inadvertidamente una mina, a los 40 años de edad.

La exposición, que tiene lugar en un momento en que hay más gente interesada en los primeros trabajos que se hicieron en el mundo en fotografía en color, forma parte de la programación de todo un año organizada por el ICP para celebrar el centenario del nacimiento de Capa, que se produjo el pasado 22 de octubre. Ese día, el ICP publicó la única grabación que existe con la voz del conocido fotoperiodista: una entrevista en un programa de radio de WNBC.

Esta entrada fue publicada en Exposiciones, Fotografías, Fotógrafos. Guarda el enlace permanente.