El día 3 de agosto, en una mañana con sol pero sin excesivo calor, medio centenar de personas,  nos sumamos a la iniciativa de la asociación Cultual amigos de la Virgen de la Velilla, para recorrer y reivindicar el Viejo Camino de Santiago, en su primera etapa por tierras  de la provincia de León, entre la localidad de La Espina y el Santuario de La Virgen de la Vellilla.

El recorrido de 16,5 Km lo iniciamos en La Espina, ascendiendo un cerro desde donde se ven los restos de lo que fue en su día la ermita de Santa Cristina, divisamos Cigoñal (palabra que desciende del agua y no de las cigüeñas como se cree), donde no pudimos visitar su iglesia Románica por encontrarse cerrada, pero departimos conversación con  algunas personas que salieron a recibirnos. Continuamos el camino, que está cerrado por la maleza y la vegetación hasta Puente Almuhey, centro neurálgico de toda esta zona, donde visitamos la ermita de las Angustias del siglo XII, que fue un antiguó hospital de peregrinos, con una magnifica explicación de uno de los componentes del Imperium Legionense, que nos acompañaban.

Continuamos por todo el valle del Rio Tuejar, tomando el camino señalizado que nos llevó directamente al pueblo de Taranilla.Cruzando el pueblo de Taranilla, nos desviamos a la izquierda  y tomamos el camino paralelo al cauce del rio Tuejar, que nos obsequiaba con su frescor y nos llevó a nuestra siguiente parada la Iglesia de San Martin, pasando un poco antes por el Lago del mismo nombre. Una vez visitada la iglesia  (Románica del siglo XII, declarada Monumento Artístico Nacional, continuamos caminando hasta llegar  a  la localidad de Renedo de Valdetuejar, donde encontramos las ruinas del Palacio de los Marqueses de Prado, cuyas piedras forman parte de la fachada principal  del Hospital Nuestra Señora de la Regla. Caminando por las eras de Renedo llegamos a El Otero de Valdetuejar, donde nos provisionamos de agua fresca en su fuente –pilón, para seguir por la carreta de la Mata de Monteagudo, poco antes de llegar a esta localidad tómanos el desvió en cuesta que nos lleva a nuestro objetivo el santuario de la Virgen de la Velilla , donde contemplamos la imagen de Santiago Apóstol montado a caballo, en uno de los laterales del Templo.

Después de dar gracias a la Virgen y degustar unas viandas ofrecidas por los amigos de la Asociación de la Velilla y dormir una buena siesta emprendimos viaje hacia León, con la esperanza de repetir el próximo año.