El viaje épico de Sebastiao Salgado

SEBASTIAO SALGADODiario de León. «He buscado cuanto hay de puro en el planeta». Así resume Sebastiao Salgado (Aimorés, Minas Gerais, 1944) su último y ambicioso proyecto, un extenuante y esperanzador viaje de ocho años en pos de la pureza que le ha llevado a los confines de nuestro planea que aún se mantienen vírgenes. Desiertos de arena o hielo, océanos, sabanas, selvas habitada por tribus realmente aisladas o especies amenazadas. Las ha retratado en blanco y negro, con su magistral estilo que consiste en no tener estilo, en no interferir en lo que fotografía y trasmitir con plena potencia su sobrecogedora belleza.Génesis es su más ambicioso proyecto sustanciado en dos volúmenes con más de 400 instantáneas que publica Taschen, una exposición que recorrerá medio mundo, de momento sin escala española, y un documental de Win Wender Es fruto de una épica expedición global entre 2004 y 2012 para redescubrir la pureza salvaje de esos parajes a salvo de la acción humana.

Montañas, desiertos, océanos, animales y pueblos que han eludido la degradación moderna. «Alrededor del 46 % de la Tierra permanece como en la época del Génesis -apunta Salgado- y debemos conservarlo». Describe el trabajo con el que culmina su carrera como «mi carta de amor a la Tierra». Premio Príncipe de Asturias de las artes en 1998, Salgado ofreció en 2006 en Oviedo una primicia con un centenar de imágenes de esta vasto proyecto. Un viaje a los rincones más desolados y bellos del globo para evidenciar «que los humanos somos naturaleza y hemos de comprender la diversidad del planeta para salvarlo»

«No creo que mis fotografías vayan a cambiar el mundo, pero quiero que ayuden a comprenderlo» aseguró entonces.

Esta entrada fue publicada en Fotógrafos, Noticias. Guarda el enlace permanente.