Un tesoro en blanco y negro.

E. Gancedo. Diario de León. Bailes, bodas, fiestas, o estampas del duro trabajo diario —las mujeres lavando la ropa en el lavadero, los brañeiros y brañeras subiendo hacia la cabana, el ordeño, la siega de la hierba…— son los temas principales de un extraordinario conjunto de fotografías que desde hace un año está estudiando y ordenando el Club Xeitu con vistas a la publicación de un próximo libro que será el primero de una serie dedicada a la fotografía en la Montaña Occidental Leonesa.

Desde esta asociación cultural, Víctor del Reguero explica que las imágenes fueron tomadas en el valle de Laciana entre 1918 y 1924 por los hermanos José y Francisco García Rubio, «naturales de la Casa del Carracho de Villager, donde nacieron en 1897 y 1900 respectivamente». En su juventud, y como era del todo habitual por entonces, ambos fueron enviados a Madrid para abrirse camino en la vida: «En el caso de José, para trabajar en Rodríguez Hermanos, y en el de Francisco, en la firma Calzados Eureka», indica Del Reguero, añadiendo que, en paralelo a su ocupación en los comercios madrileños, «también permanecieron durante un año en Suiza, aprendiendo francés y nociones de la industria y el comercio de la piel». «Una lejanía geográfica y nunca sentimental, pues a través de las fotos que fueron captando durante aquellos veranos ambos hermanos tuvieron presente su tierra y a sus contemporáneos, como evidencia la correspondencia entre ambos y sus padres, que se conserva y que está sirviendo de base para los textos del libro», continúa el activo escritor y divulgador, informando de que el ‘hallazgo’ de este legado tuvo lugar cuando el nieto de Francisco García Rubio las mostró al Club Cultural Xeitu «por si queríamos hacer algo con ellas».

La colección es sobre todo importante porque puede considerarse como la primera de tipo etnográfico tomada en la Montaña Occidental astur-leonesa, «al menos la más antigua conocida hasta la fecha, dado que la realizada por el etnógrafo F. Krüger en su estudio sobre las cabeceras de Asturias sería tomada en 1927, cuatro años después de la conclusión de esta serie, que también sería una de las primeras de la Cordillera Cantábrica», observa Del Reguero.

Además de las labores tradicionales que hoy son sólo recuerdo, museo o acción simbólica y festiva, esta notable serie de los hermanos García Rubio «ofrece algunas escenas inusuales, como la construcción enfacendera de un puente o la extracción y arrastre de una gran piedra del río por cuatro parejas de bueyes y vacas», comenta Del Reguero. Pero además, la colección es significativa porque corresponde a un periodo, el que va de 1918 a 1924, en que el valle de Laciana estaba cambiando radicalmente tanto en sus modos de vida como en sus aspectos socioeconómicos ante la llegada y asentamiento de la minería. «Una actividad que, sorprendentemente, no tiene una sola imagen en la serie, lo que parece evidenciar la morriña que ambos hermanos sentían por las costumbres que habían visto y conocido en su niñez y que, una vez asentados en Madrid, ya no tenían a su alcance; y por el contrario, la poca atracción que despertaban en ellos las máquinas de tren u otros avances relacionados con la minería», observa.

Ambos hermanos tomaron todas las imágenes de la serie con su cámara Kodak Autographic nº 3A, que todavía se conserva. En el libro, por tanto, verán la luz más de 130 fotos, que han sido digitalizadas con luz fría, y restauradas. En paralelo, los miembros del Club Xeitu han trabajado en la identificación de los escenarios, tareas y personajes que figuran en la colección, habiéndose conseguido averiguar gran parte de cuantos y cuanto en ellas aparece, datos que se ofrecerán al lector en pies de foto y textos explicativos. Además, otros textos ahondarán en la biografía de los dos autores de las imágenes y la vida en la época en Laciana. La edición correrá a cargo de Manuel Gancedo y Víctor del Reguero, miembros del Club Xeitu y autores de otras publicaciones sobre la comarca.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.