Andre LiohnBrasilia, (EFE).- El fotógrafo brasileño André Liohn captó con su cámara el horror de los conflictos en Libia y Somalia y lo expone con toda su crudeza en una muestra patrocinada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICV), inaugurada en Brasilia. El acto inaugural comenzó con un minuto de silencio pedido por el propio Liohn en memoria de los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, decapitados por el Estado Islámico (EI), y del funcionario del CICV Michael Greub, asesinado en junio pasado en Libia.

“Eran mis amigos. Compartimos muchas cosas juntos”, declaró el fotógrafo brasileño, de 39 años y que trabaja desde hace una década en zonas de conflicto, sobre todo de Oriente Medio y África.

En la muestra, que estará en exposición en el Museo Nacional de Brasilia hasta el 12 de octubre próximo, presenta 70 fotografías en las que retrata en particular el duro trabajo de los socorristas y médicos en medio de los violentos conflictos de Somalia y Libia.

“Son situaciones que representan todo lo peor que puede pasar en una sociedad cuando se acaba el Estado”, indicó Liohn.

El representante del CICV para Argentina, Brasil, Chile, Uruguay yParaguay, Felipe Donoso, explicó que la exposición se enmarca en la campaña “Asistencia a la Salud en Peligro”, que ese organismo inició en 2011 con el objetivo de concienciar sobre la necesidad de garantizar la asistencia médica en situaciones de conflicto.

“Libia y Somalia son solamente ejemplos de otros conflictos que se suceden en el mundo“, dijo Donoso, quien lamentó que en todos ellos los médicos ven su trabajo dificultado o totalmente impedido, y muchas veces acaban siendo incluso blanco de ataques.

¡”Atacar una institución de salud es un crimen de guerra, pero ese principio fundamental no se respeta” a pesar de que pudiera salvar millares de vidas de personas heridas y que luego fallecen porque se impide que sean atendidas, afirmó el representante del CICV.

Sobre el trabajo de Liohn, Donoso dijo que capta “con realismo, crudeza y emoción” lo que calificó de “preocupante y desafiante problemática humanitaria” en “turbulentos contextos que impactan y sensibilizan sobre la falta de acceso a la salud en seguridad”.