Javier-CasaresLa Nueva Crónica. Joaquín Revuelta / En esta ocasión Javier Casares no ha ido en calidad de informador sino de noticia, al ser el reportero gráfico de la agencia Efe el protagonista de la exposición inaugurada este miércoles en el Camarote Madrid, una
singular pieza que el fotoperiodista leonés ha titulado ‘Paisaje cardiaco’ y que representa una piedra con forma de corazón que Casares encontró por casualidad en un camino del pueblo de su padre, Boadilla de Rioseco, en la provincia de Palencia. Una fotografía que podría servir como metáfora de la insensibilidad de los tiempos que vivimos, si bien no ha sido ésta la intención del autor, que se ha revelado una vez más como un buen observador y un avispado receptor de las singularidades que aporta en este caso el azar. «La curiosidad también la entrenas y todos los días te vas fijando en cosas distintas al margen del trabajo diario. Esta imagen apareció el pasado mes de julio y aunque disponía de otras me pareció que ésta era la más adecuada para la exposición», señala Casares, que no cree que su faceta periodística se encuentre muy alejada de la más artística que refleja la obra presentada este miércoles en el Camarote Madrid y que podrá ser contemplada a lo largo de este recién estrenado septiembre.

Casares, que tantas veces ha informado sobre la actividad cultural y gastronómica desarrollada en el céntrico establecimiento hostelero de la calle Cervantes, se suma en este caso a la amplia nómina de artistas que con anterioridad han expuesto sus piezas en este singular enclave de la ciudad. «Me parece un escaparate muy interesante donde la gente, además de tomarse un vino, puede contemplar obras de artistas locales. En mi caso Pablo Martínez me comentó en su día la posibilidad de exponer en septiembre y no he querido desaprovechar la oportunidad que me han brindado».

Coincidiendo con la inauguración de la muestra de Javier Casares ‘Paisaje cardiaco’, Javier Gómez, propietario del Camarote Madrid, y Pablo Martínez, coordinador de las actividades culturales que desde hace más de dos años se vienen desarrollando en este espacio, presentaron ‘Una cita en el Camarote Madrid’, un libro que repasa toda la actividad realizada a lo largo del segundo año de este proyecto y que abarca desde agosto de 2013 hasta julio de 2014, con las diez exposiciones individuales llevadas a cabo, la muestra colectiva de carácter solidario realizada en colaboración con la Cruz Roja, para culminar con la celebración del II Premio de pintura.

Camarote Madrid lleva un tiempo apostando por la cultura y el arte y este es el camino que su propietario Javier Gómez pretende seguir emprendiendo en el futuro, con un certamen de pintura que se ha ido consolidando como un referente no solo local sino también nacional, como ha quedado patente con la celebración el pasado domingo de la entrega de premios a los ganadores de la tercera edición.