gijon-encuentros-fotograficosEl Mundo / La decimotercera cita de Encuentros Fotográficos de Gijón se celebrará del 4 al 6 de noviembre y se presentó el pasado míércoles en la Cafetería del Círculo de Bellas Artes.
Es casi una frase hecha, pero es real: mantener la viabilidad, año a año, de los proyectos artísticos es un reto que no muchos superan. Esa idea da más valor a la historia de los Encuentros Fotográficos de Gijón, que este año alcanzarán su decimotercera cita. ¿La clave de ello? El fotógrafo Pablo Juliá aportaba su hipótesis en el encuentro con medios organizado en Madrid por el festival: «La fotografía es empatía y muchos proyectos han fallado por falta de empatía. La fotografía no necesita traductores».

Siendo válida la tesis de Juliá, el éxito de los Encuentros también está relacionado con los prestigiosos fotógrafos que por allí han pasado para compartir sus imágenes y reflexiones: Ouka Leele, Alberto García Alix, Enrique Momeñe… La nueva cita, este año, espera del 4 al 6 de noviembre.

En la presentación del proyecto, Esther Maestre, su comisaria, valoró el festival como «una buena oportunidad para la charla y el encuentro entre fotógrafos». Maestre destacó el carácter didáctico, además del disfrute de la presencia de trabajos tanto de autores consagrados como de nuevas promesas.

El programa se compone de seis exposiciones, cuatro clases magistrales y diversas proyecciones, coloquios y mesas redondas que permiten compartir de cerca el proceso creativo y la experiencia de reconocidos profesionales. El programa pretende que el aficionado no sea un mero visitante, sino más bien un elemento activo dentro del calendario de la cita.

Las referencias más destacadas llegarán en forma de homenaje a dos de los nombres más importantes de la fotografía española: Ramón Masats y Carlos Pérez Siquier. Al otro lado de la vida, la beca Nuevos Talentos ha reconocido este año el trabajo de Iris G-Meras, que también tendrá la oportunidad de presentar su obra en esta edición.

La novedad en esta ocasión será la presencia de fotógrafos de fuera de nuestras fronteras: Magdalena Bors, fotógrafa belga afincada en Australia mostrará su exposición Obsesión doméstica. También el cubano Raúl Cañibano estará presente, en su caso para dar una clase magistral junto a Juan Manuel Díaz Burgos.

En un avance de las conferencias y charlas que también tendrán su espacio en la cita de noviembre, los fotógrafos Ouka Leele, Juan Manuel Castro-Prieto y Pablo Juliá, apadrinaron la presentación para medios de los Encuentros y reflexionaron sobre el estado actual de la fotografía en España. Fueron varios los temas que en este desayuno para la prensa se analizaron en clave de tertulia. Por ejemplo, la evolución de la calidad media de la escena española. Los tres fotógrafos comparten la visión de una dicotomía entre academicismo -«escuelitis» era el término empleado por Pablo Juliá- y libertad creativa. Además, apuntaron la brecha generacional, y la querencia de «aunar artes» desde la fotografía contemporánea frente a los clásicos que «no buscan otros lenguajes».

Los debes de la fotografía española para lograr mayor trascendencia también se nombraron: en este caso la necesidad de exportar nuestra fotografía para también ser valorados en el extranjero o la falta de apoyos desde la administración local, con una crítica directa por parte del anfitrión Pedro Gutiérrez: «Las administraciones locales son las que menos están apostando por estos proyectos cuando podrían ser los más beneficiados por estos».