puente barcelona nocheArtículo del fotógrafo David Pla sobre la fotografía nocturna: Que me dedique a la fotografía de bodas, no significa que no me atraigan otras modalidades dentro de la fotografía. Uno de los estilos fotográficos que siempre me han llamado la atención y que salgo a practicar con asiduidad, aunque menos de lo que me gustaría, es la fotografía nocturna.

Fotografiar la noche, suele resultar muy agradecido, pues aunque requiere una importante dosis de paciencia, los resultados suelen ser muy vistosos y espectaculares a partir de fotografías muy sencillas. Si lo habéis probado o si os empieza a picar el gusanillo de enfrentaros a la negra noche con vuestra cámara, quiero en este post daros algunas indicaciones para iniciaros en esta adicción, pues no todo van a ser reportajes de boda.

El material necesario para enfrentarse a la fotografía nocturna

Hay algunos elementos que son imprescindibles para enfrentarse a la noche con nuestra cámara con garantías:

– Una cámara con la que podamos trabajar en modo manual, que disponga de modo de exposición en modo Bulb, y que permita disparar en RAW, pues la exposición no será tan precisa y al revelar el RAW nos permitirá aflorar todo el detalle. Hay cámaras semi réflex que pueden llegar a ofrecernos todas estas funciones, pero recomiendo sin lugar a dudas una cámara réflex y si puede ser full frame mucho mejor. La fotografía nocturna al realizarse ya de por si con poca luz, produce archivos con más ruido de lo habitual, y como ya sabemos de pasados posts, el tamaño del sensor es un factor que influye notablemente en la presencia mayor o menor de ruido.

– Un disparador a control remoto. No es recomendable pulsar el disparador manualmente y mantenerlo así presionado pues sería inevitable que se produjeran vibraciones, lo que afectaría a la nitidez de la imagen. Existen cables disparadores muy sencillos que consisten en un cable que va sujeto a un acople que suelen tener todas las DSLR, que incluso nos permite bloquear el disparador para que se mantenga accionado y no tener que estar sujetándolo manualmente. Por supuesto también existen disparadores inalámbricos muy sofisticados con temporizador y memoria de las distintas equivalencias y exposiciones.

– Imprescindible usar trípode, pues al realizar largas exposiciones nuestra cámara deberá quedar inmóvil. A ser posible que el trípode lleve placa de fijación rápida.

– Una pequeña linterna siempre va bien, porque manipular los controles de la cámara en total oscuridad puede resultar complicado y la linterna nos puede facilitar mucho esa labor.

– Un cronómetro para las largas exposiciones si nuestro disparador carece de temporizador.

Aparte de todos los elementos técnicos necesarios, y aunque tal vez parezca una obviedad, digo por experiencia que muchas veces no caemos en ellos y luego los echamos en falta. Elementos  tales como ropa de abrigo si estamos en invierno, un termo con café no va nada mal si vamos a pasar  la noche tomando fotografías, agua y algún bocadillo. Así como el teléfono móvil a tope de carga por lo que pudiera pasar, y si vamos solos dejar dicho a alguien que vamos a pasar la noche fotografiando. Si tenemos todo esto en cuenta, no debemos pensar más  que en disfrutar.

Enfocar en la noche

Cuando salimos a realizar fotografía nocturna, debemos olvidarnos por completo del autofoco. Sabemos que el autofoco se activa al detectar frente al objetivo alguna forma u objeto con cierto relieve. En la noche no detecta más que oscuridad y carece de referencia alguna donde enfocar, de ahí la imposibilidad de hacerlo.

La solución es poner el enfoque en modo manual y confiar en la profundidad de campo de nuestra óptica. Deberemos situar el enfoque en la posición infinito (Un ocho tumbado que no puedo reproducir aquí debido a que mi teclado carece del símbolo) y cerrar el diafragma todo lo que podamos, aunque esto prolongará el tiempo de exposición, pero vale la pena con tal de asegurar un enfoque correcto. Ni cabe decir que cometeremos errores como hemos cometido todos, pero que con la práctica sin duda iremos subsanando.

El control de la exposición

De poco nos servirá el fotómetro de nuestra cámara para medir la luz en una escena en penumbra, así que no nos quedará  otra que delimitarla mediante pruebas. Afortunadamente en fotografía digital tenemos la posibilidad de visionar casi instantáneamente cada exposición. Aun así recomiendo no quedarnos con la correcta y hacer alguna prueba más por encima y por debajo, ya que a veces será difícil visualizar toda la información del archivo a través de la pequeña pantalla lcd de nuestra cámara.

Tal como dije anteriormente en el apartado de enfoque recomiendo cerrar el diafragma todo lo que podamos, así como también intentar trabajar a ISO pequeñas de 100 o 200 máximo para poder evitar en todo lo posible un exceso de ruido.

Temas recurrentes en fotografía nocturna

Para mí, cualquier paisaje por simple y poco interesante que parezca, puede ganar un atractivo especial si es fotografiado de noche. Aun así, hay varios temas que simplemente aplicando con sentido común los humildes consejos que este fotógrafo de bodas os ha dado en este post nos pueden dar grandes satisfacciones y resultar de gran vistosidad.

 Las luces de la ciudad. Cualquier calle de la ciudad por sosa o poco atractiva que nos parezca, gana en belleza fotográfica con el simple hecho de ocultarse el sol. Las luces de los edificios generan un contraste muy impactante y sobre todo los coches y vehículos en movimiento que al llevar encendidas las luces se reflejarán en la fotografía como unas estelas de luz de gran vistosidad.

Fotografía nocturna, un vicio muy adictivo que os atrapará.Conceptos básicos

El fotógrafo de bodas y el vicio de salir a fotografiar por la noche.

Que me dedique a la fotografía de bodas, no significa que no me atraigan otras modalidades dentro de la fotografía. Uno de los estilos fotográficos que siempre me han llamado la atención y que salgo a practicar con asiduidad, aunque menos de lo que me gustaría, es la fotografía nocturna.

  Fotografiar la noche, suele resultar muy agradecido, pues aunque requiere una importante dosis de paciencia, los resultados suelen ser muy vistosos y espectaculares a partir de fotografías muy sencillas. Si lo habéis probado o si os empieza a picar el gusanillo de enfrentaros a la negra noche con vuestra cámara, quiero en este post daros algunas indicaciones para iniciaros en esta adicción, pues no todo van a ser reportajes de boda.

pont-del-treball-barcelona-noche

El material necesario para enfrentarse a la fotografía nocturna

Hay algunos elementos que son imprescindibles para enfrentarse a la noche con nuestra cámara con garantías:

– Una cámara con la que podamos trabajar en modo manual, que disponga de modo deexposición en modo Bulb, y que permita disparar en RAW, pues la exposición no será tan precisa y al revelar el RAW nos permitirá aflorar todo el detalle. Hay cámaras semi réflex que pueden llegar a ofrecernos todas estas funciones, pero recomiendo sin lugar a dudas unacámara réflex y si puede ser full frame mucho mejor. La fotografía nocturna al realizarse ya de por si con poca luz, produce archivos con más ruido de lo habitual, y como ya sabemos de pasados posts, el tamaño del sensor es un factor que influye notablemente en la presencia mayor o menor de ruido.

– Un disparador a control remoto. No es recomendable pulsar el disparador manualmente y mantenerlo así presionado pues sería inevitable que se produjeran vibraciones, lo que afectaría a la nitidez de la imagen. Existen cables disparadores muy sencillos que consisten en un cable que va sujeto a un acople que suelen tener todas las DSLR, que incluso nos permite bloquear el disparador para que se mantenga accionado y no tener que estar sujetándolo manualmente. Por supuesto también existen disparadores inalámbricos muy sofisticados con temporizador y memoria de las distintas equivalencias y exposiciones.

– Imprescindible usar trípode, pues al realizar largas exposiciones nuestra cámara deberá quedar inmóvil. A ser posible que el trípode lleve placa de fijación rápida.

– Una pequeña linterna siempre va bien, porque manipular los controles de la cámara en total oscuridad puede resultar complicado y la linterna nos puede facilitar mucho esa labor.

– Un cronómetro para las largas exposiciones si nuestro disparador carece de temporizador.

Accesorios imprescindibles para la práctica de la fotografía nocturna

Aparte de todos los elementos técnicos necesarios, y aunque tal vez parezca una obviedad, digo por experiencia que muchas veces no caemos en ellos y luego los echamos en falta. Elementos  tales como ropa de abrigo si estamos en invierno, un termo con café no va nada mal si vamos a pasar  la noche tomando fotografías, agua y algún bocadillo. Así como el teléfono móvil a tope de carga por lo que pudiera pasar, y si vamos solos dejar dicho a alguien que vamos a pasar la noche fotografiando. Si tenemos todo esto en cuenta, no debemos pensar más  que en disfrutar.

Enfocar en la noche

Cuando salimos a realizar fotografía nocturna, debemos olvidarnos por completo delautofoco. Sabemos que el autofoco se activa al detectar frente al objetivo alguna forma u objeto con cierto relieve. En la noche no detecta más que oscuridad y carece de referencia alguna donde enfocar, de ahí la imposibilidad de hacerlo.

 

La solución es poner el enfoque en modo manual y confiar en la profundidad de campo de nuestra óptica. Deberemos situar el enfoque en la posición infinito (Un ocho tumbado que no puedo reproducir aquí debido a que mi teclado carece del símbolo) y cerrar el diafragma todo lo que podamos, aunque esto prolongará el tiempo de exposición, pero vale la pena con tal de asegurar un enfoque correcto. Ni cabe decir que cometeremos errores como hemos cometido todos, pero que con la práctica sin duda iremos subsanando.

El control de la exposición

De poco nos servirá el fotómetro de nuestra cámara para medir la luz en una escena en penumbra, así que no nos quedará  otra que delimitarla mediante pruebas. Afortunadamente en fotografía digital tenemos la posibilidad de visionar casi instantáneamente cada exposición. Aun así recomiendo no quedarnos con la correcta y hacer alguna prueba más por encima y por debajo, ya que a veces será difícil visualizar toda la información del archivo a través de la pequeña pantalla lcd de nuestra cámara.

Tal como dije anteriormente en el apartado de enfoque recomiendo cerrar el diafragma todo lo que podamos, así como también intentar trabajar a ISO pequeñas de 100 o 200 máximo para poder evitar en todo lo posible un exceso de ruido.

Temas recurrentes en fotografía nocturna

Para mí, cualquier paisaje por simple y poco interesante que parezca, puede ganar un atractivo especial si es fotografiado de noche. Aun así, hay varios temas que simplemente aplicando con sentido común los humildes consejos que este fotógrafo de bodas os ha dado en este post nos pueden dar grandes satisfacciones y resultar de gran vistosidad.

 Las luces de la ciudad. Cualquier calle de la ciudad por sosa o poco atractiva que nos parezca, gana en belleza fotográfica con el simple hecho de ocultarse el sol. Las luces de los edificios generan un contraste muy impactante y sobre todo los coches y vehículos en movimiento que al llevar encendidas las luces se reflejarán en la fotografía como unas estelas de luz de gran vistosidad.

Los paisajes urbanos por la noche ganan espectacularidad por la gran cantidad de luces que hayamos.

– Fotografías de agua en la noche: Las fotografías de una playa o un río por la noche ganan un dramatismo especial. Al realizar una exposición larga el agua toma un aspecto sedosoque le da un gran atractivo.

 

1 COMENTARIO

  1. Perfecta fotografía nocturna, con una iluminación muy buena y difícil de conseguir, ya que el reto mas complicado para un buen fotógrafo es conseguir una imagen profesional y de calidad con poca luz sabiendo sacar de entre las sombras los edificios en luz. gracias por esta retrospectiva tan fantástica y por enseñarnos un poco mas sobre este mundo de la fotografía nocturna.

Comments are closed.