PHEEsta Europa, la del primer mundo que levanta vallas contra los inmigrantes, la que está pendiente de que los ingleses decidan irse de la UE en un continente que se entiende en inglés, la de la Champions; la que seguirá, por millones, este sábado, un festival tan kitsch y popular en
las redes sociales como Eurovisión, la de contrastes entre un Norte acomodado y un Sur de fatigas… a ese mosaico de gentes y culturas que forma el Viejo Continente dedica su XIX edición PHotoEspaña, el Festival Internacional de Fotografía y Artes Visuales, presentado este jueves en el Círculo de Bellas Artes, en Madrid.

PHotoEspaña 2016, organizado por La Fábrica, con el lema Europas, cerrará una trilogía, tras las ediciones dedicadas a España y Latinoamérica. Los números señalan que los que acudan a las 94 muestras —el año pasado fueron más de 800.000 espectadores— podrán degustar del 1 de junio al 28 de agosto obras de 330 autores en 52 sedes nacionales e internacionales. El presidente de PHotoEspaña, Alberto Anaut, dijo que «buena parte de las exposiciones abordarán que, pese a sus dudas, Europa debe avanzar».  Anaut subrayó que «esta edición tiene la penosa o feliz coincidencia, según se quiera ver» con lo que está ocurriendo en las fronteras europeas con los refugiados.

La directora del festival, María García Yelo, repasó las principales citas, «con proyectos que harán un recorrido histórico y otros que pondrán el foco en qué es la fotografía», y destacó la presencia de autores que «o no han estado o han estado poco en anteriores ediciones». Para empezar, Transiciones. Diez años que trastornaron Europa, una colectiva en el Círculo de Bellas Artes con imágenes fechadas entre 1979 y 1989 «porque la Europa de hoy es hija de ese periodo», precisó. Una etapa que se abrió con la llegada al poder en Reino Unido de la conservadora Margaret Thatcher y finalizó con la caída del Muro de Berlín. Mientras que ¡A las puertas del paraíso!, en el Centro Conde Duque, enseñará «cómo la emigración está en el ADN europeo» con un ensayo fotográfico de cinco autores sobre exiliados, refugiados y apátridas.

Para comprobar la diversidad en el físico de los habitantes del continente, Fotografía de retrato en Europa desde 1990, en CentroCentro Cibeles. En ella, 33 fotógrafos mostrarán imágenes del  último cuarto de siglo con rostros de europeos, para ver cómo son los demás y cómo somos nosotros mismos.

Además de colectivas, habrá monográficas en esta panorámica sobre Europa, como la dedicada al francés Bernard Plossu (Vietnam, 1945) en el Jardín Botánico. La hora inmóvil, una metafísica del Mediterráneo recoge un centenar de instantáneas de paisajes silenciosos de la ribera del mare nostrum tomadas durante tres décadas. También en el Botánico se exhibirá Tabularia, trabajo de la madrileña Linarejos Moreno con tomas científicas de gran formato.

Por primera vez, se podrá ver fuera de EE UU (en el Círculo) una selección de Louise Dahl-Wolfe (1895-1989), pionera de la fotografía de moda, que desarrolló gran parte de su trayectoria en la revista Harper’s Bazaar y que retrató a estrellas como Vivien Leigh, Marlene Dietrich u Orson Welles. Gran dama de la fotografía fue también la suiza Inge Morath (1923-2002). La Fundación Telefónica le rendirá homenaje con imágenes de su viaje por el Danubio, y las confrontará con las realizadas por otras ocho fotógrafas actuales.

Otras dos autoras, españolas, tendrán protagonismo. Juana Biarnés (Terrasa, 1935), considerada la primera fotoperiodista del país, es la mujer que se coló en el avión y el hotel de The Beatles cuando vinieron a España, y que un oficio entonces eminentemente masculino retrató a personajes como Jackie Kennedy, Yul Brynner, Dalí o Jack Lemon. Los aficionados podrán aproximarse también al trabajo de la artista alicantina Cristina de Middel (1975), que en el centro Fernán-Gómez exhibirá un juego de composiciones entre fotos ya mostradas y las que corresponden a ferias y comisariados.

La fotografía antigua tendrá su espacio en el Museo del Prado, que vuelve a PHotoEspaña con la exposición Copiado por el sol, en la que se contemplarán piezas de una deliciosa rareza, el libro del hispanófilo William Stirling (1818-1878) Annals of th Artists of Spain, el primer volumen de arte ilustrado con calotipos que se publicó en el mundo. El Teatro Real también se incorpora como sede de PHotoEspaña con una selección de impactantes imágenes de óperas levantadas en su escenario en los últimos 20 años.

En el PHotoEspaña más europeo, su sección oficial se ampliará con 11 sedes en el continente: Bratislava, Dublín, Estambul, Londres, París, Riga, Varsovia, Moscú… De nuevo en Madrid, la sección Off estará integrada por 32 galerías en la que instantáneas y vídeos buscarán con diversas propuestas promocionar el mercado fotográfico. Fuera de Madrid, el festival se extenderá por las habituales sedes de Alcalá de Henares, Alcobendas (con muestras sobre el retratista francés Pierre Gonnord y Alberto García-Alix, entre otros), Lanzarote y Zaragoza. Murcia y Segovia se suman por primera vez. El segoviano centro La Cárcel expondrá el perfil fotográfico de los años cincuenta que trazó el cineasta Carlos Saura, un álbum de pueblos y gentes que hoy parecen muy lejanos. Otra novedad es que una comunidad autónoma al completo, Castilla-La Mancha, participará con cinco exposiciones en sus capitales de provincia con motivo del Año Cervantes, con diversas visiones de La Mancha y de la huellas del Quijote. Talleres, mesas redondas, descubrimientos de nuevos talentos y concursos completarán este festín pantagruélico de fotografía para retratar un continente que, como dice el veterano fotógrafo alemán Jürgen Schadeberg (1931), presente con una selección de su obra de más de 70 años: «Después de 500 años matándose y echándose unos a otros de sus casas, Europa decidió, por fin, en la segunda mitad del siglo XX, unirse y vivir en paz».