El caso es que durante una buena temporada ( quizá años), venía evitando el tema. Para ser más preciso diría que escaqueándome de él. Y es que el camino de Santiago nunca fue un destino propicio en mis planes viajeros.
Para volver a ser exactos nunca formo parte de ellos. Todo iba perfecto  hasta que Rosa y Camino trazaron un plan que fría y escrupulosamente planificaron y ejecutaron . Primero me prepararon y después me remataron. No pude escabullirme. A traición vamos. Cuando me quise dar cuenta ya estaba en el ajo ….

Llegados aquí , a toro pasado y una vez cometido el delito, debo echar mano del refranero y decir que a veces no hay mal que por bien no venga. Volviendo a mi vena rigurosa diría que hubiera sido para haberme matado si mi reticencia nos hubiera privado de esta experiencia.

Dentro de mi trayectoria viajera ( diría yo que completita), de repente ésta se ha colado esta en las primeras posiciones, vamos  como Azerbayan en Eurovisión cuando empiezan a votar el resto de las repúblicas ex-soviéticas)

Las sensaciones que se pueden experimentar en el camino difícilmente se pueden conjuntar en cualquier otro destino viajero-turístico .Si además se incluye el sentimiento devocional éstas se multiplican por mil.

La percepción del cansancio y de la soledad controlados( cada uno va a su ritmo) ,de la ausencia del concepto tiempo ( común a otras experiencias vacacionales),  de sentir y disfrutar que todavía existen lugares y gentes por descubrir,  vírgenes a pesar de los años  y con un amplio abanico de ofrecimientos que pueden ir desde un saludo sincero hasta unas frambuesas frescas . De verte inmerso de repente en una dinámica en la que el reto por llegar cada día es lo único que te motiva sabiendo además , que al final de la caminata siempre hay un menú del día o un bocata , una ducha y una siesta del tamaño que te de la gana esperándote con los brazos abiertos, una tarde de terrazas con libros, cafés o cervecitas, de paseitos y, o de misas, de fugaces encuentros con tus nuevos colegas y camaradas de aventura para comentar las jugadas de las mañanas…

¿Peligros? Los justos. Ampollas, plastas solitarios que pretendan saber más que tú de tu vida y atropellos por expediciones escolares ( el riesgo  aumenta cuanto más cerca de Santiago te encuentres ).

No me gusta recomendar o desrecomendar a nadie cualquier lugar en el que haya estado. Ya sabéis :ojos son distintos percepciones distintas.

Simplemente haceros saber que mi memoria ya se ha encargado de     archivar esta experiencia en la zona de los buenos recuerdos .

Os hago llegar algunas de las escenas , de manera inconexa  y permitiéndome  pequeñas licencias en alguna de ellas, que se han cruzado en nuestro camino andante ,que fue desde Astorga hasta Santiago de Compostela  entre los días 5 y 15 de julio de 2014

5 COMENTARIOS

  1. Me ha gustado mucho, Luis Ángel. Tenía ganas de hacer el camino, ahora tengo más. Yo también quiero algo así en la zona de los buenos recuerdos. Gracias por compartirlo.

    • Te agradezco tu comentario sonia.me alegra que refreques esta alternativa como una posible actividad futura.como decia , no pretendo generar una expectativa muy alta , sino reseñar que en nuestro caso lo disfrutamos un monton.

  2. Fantástico Vidal. Una asignatura pendiente para muchas personas. Al final llegó tu día y demuestras que fue una gran experiencia. Gracias por compartir tus fotografías.

  3. Muchas gracias Luis Ángel por tus experiencias y por tus fotografías.
    Hacer el camino, es uno de esos anhelos que por circunstancias todavía no he podido realizar, y leer tus palabras y ver tus fotos, no ha hecho más que acrecentar esas ganas de ponerme en el camino.
    Muchas gracias, un saludo.

Comments are closed.