“De los pasos y las sombras” Jesús RR

El espacio experimental expositivo como tensión creativa y crítica en relación a la vivencia de la ciudad

Se presenta en esta ocasión en el Espacio Emergente del Centro Leonés de Arte del Instituto Leonés de Cultura, a un creador que centra su interés y experimentación en el ámbito de la fotografía y los extensos aledaños de ésta hasta llegar a la misma videoinstalación.

Jesús Redondo Robles nace en León en 1961 en la pequeña localidad de Villarente y pertenece a ese grupo de fotógrafos que utiliza la técnica fotográfica como un medio esencialmente creativo que sirve para formular sus proyectos artísticos e inquietudes intelectuales. Pero no es menos cierto que en los últimos años viene planteando un tránsito o tensión hacia el tratamiento del espacio, el vídeo y la articulación o diálogo de estos dos elementos por medio de intervenciones.

En realidad Jesús forma parte substancial de esa estructura interna, subterránea, urbana y no oficial, que posibilita el complejo entramado interior que genera el fluir normalizado del desarrollo cultural de nuestra ciudad. Es un agitador nato, un dinamizador y un activista que tensiona de forma silenciosa pero muy intensa el ambiente artístico desde la base de esta estructura hacia el exterior social. Es un miembro activo y dinámico, presidente y secretario en diferentes momentos, del colectivo de fotógrafos FOCUS, asociación de fotógrafos surgida con motivo de la celebración de la muestra FOTOCHENTO en los Almacenes Culturales Pallarés en 1986, organizada por la Diputación de León. Muestra que alcanzó un gran éxito y repercusión, potenciando y generando al mismo tiempo un ambiente eufórico en torno a la fotografía.

Otro aspecto muy destacado de este curioso y emblemático personaje leonés es la gran pasión y dedicación que demuestra día a día por la docencia y difusión de la  fotografía, actividad que viene desarrollando desde hace muchos años en diferentes foros con gran intensidad y acierto. Es un defensor a ultranza de que las buenas ideas y un adecuado proyecto son las premisas esenciales y principios básicos para poder llevar a buen puerto un proceso de creación. Es significativo que algunos destacados creadores leoneses hayan participado en sus talleres como es el caso de Pilar Casado Prieto, José Luis González Macías o Pablo García García (Gaga) entre otros.
[nggallery id=16]

Como no podía ser de otra forma, mantiene en esta intervención ese sentido crítico, ácido, mordaz, incluso con un cierto aspecto de responsabilidad política, que ya habíamos visto surgir con intensidad en las propuestas que aportó a la exposición dedicada al Reino de León cuando criticaba directamente la situación de indefensión del patrimonio artístico en nuestra provincia. En este caso el interés se centra en la situación de deterioro social y humano que se viene produciendo en los últimos años en la ciudad de León. Una sociedad envejecida, con una emigración intensa y en la cual existen muy pocas posibilidades de trabajo, aspecto que se acentúa en el caso de intelectuales y creadores; una ciudad que languidece lentamente sin perspectivas de cambio.

Por otro lado, esta intervención supone un salto cualitativo muy importante en su trayectoria, puesto que supera el ámbito del marco y del elemento plano, ya sea en relación a la fotografía o incluso al propio vídeo, aunque en algunas de sus piezas anteriores ya hubiera roto ese estricto marco geométrico cuadrangular, al generar aperturas espaciales de gran interés como en el montaje Cuerda de la vida del año 2001. En cierto modo el origen de las intersecciones espaciales y visuales, así como una nueva concepción del propio espacio de intervención, surgen cómo consecuencia de la ruptura del espacio euclidiano en el cubismo, aspecto que se intensificó con el Constructivismo Ruso y a la figura emblemática de El Lissitzky (1890-1941) y sus conocidos prouns, especies de construcciones espaciales que producían un diálogo y fusión entre la arquitectura; la pintura y el volumen. Estos aspectos ya han sido desarrollados ampliamente por múltiples creadores hasta nuestros días. En esta dirección nos encontramos con Daniel Canogar, figura clave en España, con sus investigaciones y propuestas en relación a la utilización de la fotografía y la iluminación para crear interacciones con el espacio arquitectónico, planteando también la participación activa del espectador en algunos de sus proyectos. Son muy interesantes y también en esta línea de experimentación espacial interactiva con el espectador, son algunas videoinstalaciones envolventes de Pipilotti Rist.

Con esta propuesta Jesús se sitúa en ese territorio amplio y complejo de investigación de la videoinstalación, alejándose en cierto modo de la fotografía, aunque parece estar latente de algún modo al utilizar en tres videoproyecciones un plano fijo en los que transcurren secuencialmente diferentes escenas. El espacio arquitectónico se convierte en el centro de la experimentación y tratamiento por medio de la articulación de cuatro proyecciones que circundan el espacio de forma envolvente. Situación que provoca  la participación activa del espectador en el proyecto cuando se desplaza por la sala y se convierte en un elemento receptor de parte de las imágenes emitidas y genera al mismo tiempo, nuevas siluetas sobre el espacio intervenido. Las dos primeras proyecciones son idénticas y se interrelacionan entre si al proyectarse sobre el techo y las paredes creando una franja, en la que se muestra la circulación anodina y anónima de diversos peatones por un paso de cebra cualquiera de la ciudad; ambas captan  esencialmente el movimiento de las piernas de los viandantes, creando una neutralidad impersonal, pero que aún así nos informa indirectamente del estado o situación de la sociedad leonesa La tercera proyección se formaliza sobre una cortina de plástico translúcido colgada del techo que permite la deformación y posterior representación insinuada de las imágenes sobre la pared. Temáticamente plantea el recorrido secuencial del Camino de Santiago por la ciudad desde la llegada por Puente Castro hasta la salida por San Marcos, utilizando un punto de vista muy bajo, a la altura de las rodillas. El sentido itinerante se acentúa por el propio movimiento de la cámara y los cambios de planos. Curiosamente el Camino de Santiago ha supuesto un elemento fundamental en la dinamización y transformación histórica y cultural de nuestra ciudad, que hoy parece languidecer desde esa mirada casi a ras de suelo que únicamente se para y fija para mirar al pasado. La cuarta proyección, que se hace sobre la pared  de enfrente a la comentada, capta por medio de un plano fijo, siluetas de  diferentes personajes que deambulan por  una calle de la ciudad, una calle casi vacía, sin vida, sin bullicio, por la que deambulan fugazmente; como sombras; variados personajes. En estas imágenes Jesús parece querer reforzar la idea de una ciudad que poco a poco va perdiendo el pulso y como las mismas sombras su población está condenada a desaparecer lentamente.

Luis García Martínez
Exposición del 27 de Febrero al 6 de Marzo de 2012.
Horario:
De martes a sábado: de 11:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00
Domingos y festivos: de 11:00 a 14:00
Lunes: cerrado
Espacio Emergente I Centro leonés de arte
Avda: Independencia. 18
Esta entrada fue publicada en Exposiciones en León. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “De los pasos y las sombras” Jesús RR

  1. Conchi dijo:

    Muy interesante.

  2. Antonio J. dijo:

    Pinta bien. Habrá que entrar a ver.

  3. julia gonzalez liebana dijo:

    No pude ir a la inauguración, pero el jueves me paso por ahí.

Los comentarios están cerrados.