1Y llegó el día de disfrutar el ansiado viaje a Bilbao.

Partimos diecinueve socios de FOCUS LEÓN  al mediodía del pasado 23 de mayo en el moderno tren de FEVE- aunque varios lo recordáramos con locomotoras a vapor-, armados con cámaras, trípodes y otros achiperres propios de esta afición, con el fin de captar aquellos momentos que, aunque iguales, resultan siempre diferentes para cada uno.

El día era óptimo para el lucimiento particular y colectivo: buena temperatura, sol y nubes y en el ambiente predominaba un exultante compañerismo, o sea “buen rollo”, entre los asistentes de ambos sexos y distintas edades -desde cero años a ochenta y dos-. El programa comenzó con el anuncio “de la autoridad competente”, de que se hicieran fotos durante el viaje de ida –desde el tren o en las breves paradas-, y antes de llegar a destino eligiéramos una de cada socio para imprimirlas sobre la marcha –nunca mejor dicho- y las cuales decorarían las paredes del tren de regreso. Se hizo, y obviamente lo ornaron. Pero había más: un premio de origen desconocido para el ganador ya que, como día de votaciones, tuvimos la nuestra; se efectuó, adhiriéndose a ella varios pasajeros que observaron toda la sana parafernalia que existía en el ambiente, recayendo el premio en Benicio González que lució entre vítores y aplausos la txapela merecidamente ganada.

Con una visita magníficamente guiada por Koldo – salpicada con agudas alusiones a su equipo de futbol- por sus magníficas plazas y calles engalanadas para una próxima final copera, y por otros lugares emblemáticos, que sería obvio pormenorizar, de esta espectacular y hermosa urbe en la que se han convertido las siete calles de su fundación, y cuya grandiosidad pudimos admirar también desde el monte Artxanda, culminó nuestra estancia; tomando el tren de regreso plenamente satisfechos y con los modernos carretes de nuestras cámaras rebosando momentos irrepetibles.  Así que sólo nos queda resaltar el especial agradecimiento a Sara Gordón, por su impecable organización  y a Oscar Calzado y Álvaro Fernández Regúlez por la preocupación e interés con el que han colaborado con ella.

Texto de Bernardo del Palacio y fotografía de Luis Vidal.